El Blog de El blog de Freshnau Freshnau Recetas, nutrición y buenos alimentos
Guiso de mejillones con patatas, lo mejor del mar y la tierra en un solo plato
Recetas

Guiso de mejillones con patatas, lo mejor del mar y la tierra en un solo plato

¿Sabes que este plato es uno de los más baratos y sabrosos que puedas preparar en tu casa? De entrada, porque los mejillones son un alimento perfecto para disfrutar sin pasarse con las calorías y llenísimo de sabor.  El mejillón es un molusco bivalvo muy bajo en grasas pero con una cantidad de proteínas de calidad y Omega3 que ríete tú de un buen filetón de buey. Y por si eso fuera todo, vienen llenitos de hierro, calcio, potasio, magnesio, yodo, selenio, fósforo y sodio. Una joyita nutricional, vaya. 

Si algo se captura a manos llenas en Galicia es el mejillón de sus famosas rías. Las Rías Gallegas son el paraíso del marisco.  ¿Conoces su leyenda? Se cuenta que cuando Dios acabó el mundo se apoyó para descansar, dejando su huella sobre Galicia. Sus dedos conforman las 5 Rías Gallegas y Dios, para compensar esos trozos de tierra que había hundido con su mano, regaló a las costas gallegas el mejor marisco del mundo. Como leyenda no está mal, pero lo cierto es que el mejillón gallego es muy sabroso y carnoso porque se cultiva en aguas muy batidas, en mar bravo, con mucha materia orgánica en suspensión que le sirve de alimento.

Desde hace 40 años, los mejillones se cultivan en bateas, plataformas de madera que se colocan sobre el mar y en las que se cuelgan adivales, cuerdas muy gruesas y fuertes en las que están suspendidas las piñas de mejillones.  ¿Sabías qué… En Galicia hay más de 3.000 bateas, siendo la productora del 40% de los mejillones que se distribuyen a nivel mundial.

Cómo cocer los mejillones gallegos al vapor

Hay muchas maneras de preparar los mejillones, pero para hacerlo al vapor sin que un gallego te acuse de sacrilegio hay que seguir unos sencillos pasos para sacarle el máximo partido a su carne de máxima calidad. Antes de nada lava los mejillones. Olvídate de pasarle el nanas o quitarle las barbas. Un chorro de agua para quitar impurezas y a la olla. Una suficientemente grande. Echa medio vaso de vino blanco, tapa la olla y deja que se hagan en el caldo del vino y su propia agua. En 5 minutos deberían estar todas las conchas abiertas. Si no te gusta el vino puedes echar medio vaso de agua o un chorro de limón. No mucho líquido, porque en realidad ellos se harán en su propio jugo.  Déjalos enfriar unos minutos y quítales las conchas y las barbas (ahora sí). Si las retiras antes, romperás la carne del mejillón y perderá mucho sabor.  Ah, y no tires el agua, que nos va a hacer falta. Cuélala y resérvala.  Olvídate de todo eso que has leído en Google de abrirlos con agua de mar o echarles laurel. ¿Tú quieres un guiso de mejillones o lamer un arbusto? Pues eso.   Freshconsejo: aunque los mejillones deben consumirse lo antes posible, si quieres que aguanten un par de días más solo tienes que envolverlos en un trapo mojado con agua salada y meterlos en la nevera. 

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kg de mejillones gallegos
  • Vino Blanco
  • AOVE
  • 1 diente de ajo
  • ½ cebolla
  • ½ pimiento verde
  • 3 o 4 tomates semisecos
  • Caldo de pescado
  • 4 patatas grandes
  • Sal
  • Pimienta y perejil fresco
  • Agua
Compra todos los ingredientes de esta receta en FreshNau Añadir al carrito

Cómo preparar el guiso de mejillones con patatas

En una olla, echa un poco de AOVE para cubrir el fondo y pocha el ajo bien picadito, el pimiento verde cortado en brunoise (en español, trocitos pequeñitos) y la cebolla, también cortada como si te fueses a hacer las uñas a guillotina. Mientras tanto, pela y corta las patatas (gallegas, por supuesto) en cachelos. Ni idea, ¿eh? Los cachelos son dados de más o menos 2 o 3 centímetros de patatas pero en los que no haces el corte hasta el final, sino que a ¾ partes del recorrido tiras y arrancas. Oirás un crujido muy peculiar de la patata que se llama “triscar”. Esto se hace para que la patata se deshaga un poquito y espese el caldo. Para darle más cuerpo al guiso. 

Añade las patatas al sofrito e incorpora los 3 o 4 tomates semisecos cortados en dados lo más pequeños posibles. 

Incorpora el caldo de los mejillones, 250 ml de caldo de pescado y cuece todo durante unos 25 minutos a fuego medio-bajo.

Cuando queden 5 minutos de cocción, incorpora los mejillones. Para el emplatado, decora con un poco de perejil picado.

El sabor de las patatas cocidas en el agua de los mejillones es de lo mejorcito que hayas probado en mucho tiempo.

No olvides comprar pan, que luego vienen los lamentos.

Bola Extra

Qué mejor para acompañar a unos deliciosos mejillones gallegos que un caldo de la misma tierra y, ya que empezamos con las Rías Baixas, acabemos con ellas. El Albariño es un vinazo gallego con aromas muy frutales, florales y de hierbas con un tiempo en boca suave y refrescante pero con una acidez muy equilibrada. Eso sí, sírvelo bien frío o no podrás disfrutar de todo su potencial. ¿Creías que te iba a querer ambientar el cocinado con una muñeira gallega? No estaría mal, pero no. Mejor le hacemos un punto a SES en su “Co xenio destrozado”. Esta cantautora gallega está dando tanto que hablar como nuestra receta de mejillones con patatas. Bo proveito! 

¿La vas a preparar? Compra todos los ingredientes de esta receta en FreshNau Añadir al carrito
Te puede interesar

Si todavía no te has introducido en el mundo de las labores, ¡este es tu momento! Descubre la infinidad de proyectos originales que puedes realizar con tus propias manos; ropa y complementos para vestir, accesorios para decorar el hogar o para tu bebé y muchísimo más.

Leer más en nuestro blog