El Blog de El blog de Freshnau Freshnau Recetas, nutrición y buenos alimentos
Los 10 beneficios del queso que tal vez no conozcas
Noticias

Los 10 beneficios del queso que tal vez no conozcas

Si no eres un declarado turófilo (amante del queso), tal vez no sepas que entre las propiedades beneficiosas del queso hay algunas verdaderamente insospechadas.  El queso es un alimento lácteo que aporta grandes beneficios nutricionales a nuestra salud.  Si te gusta el queso o quieres incluirlo en tu dieta no te pierdas todo lo que vamos a contarte sobre los beneficios del queso.

Rico en proteínas, grasas y calcio

El aporte nutricional del queso es variable dependiendo del tipo de queso del que hablemos. Desde el queso fresco hasta el queso curado pasando por la mozarella, el brie o el San Simón da Costa, en el mundo hay más de 2000 variedades de queso que podemos encontrar en un amplio abanico de formatos. Sea cual sea el tipo de queso que te guste o el uso que le quieras dar, el queso forma parte de una alimentación equilibrada sumando más de 15 nutrientes esenciales que ayudan a mantener nuestra salud y bienestar. Todos los quesos tienen en común su alto índice de calcio, fósforo, proteínas de buena calidad _equivalentes a las de la carne_ y las vitaminas que aporta la leche: A, D, B2 y B12. La cantidad diaria recomendada por los especialistas es de entre 30 y 40 gr diarios en el caso de quesos curados y de entre 80 y 100 gr diarios de quesos más frescos. Aunque es un alimento delicioso presenta un alto nivel de calorías y contiene grasas saturadas.  Si quieres mantener una dieta menos calórica, debes elegir los tipos de queso menos grasos, como el requesón, el queso de Burgos, el feta, el queso fresco o la mozzarela. Pero que no cunda el pánico. Que haya quesos menos calóricos no significa que el resto no puedas incluirlos en tu dieta habitual. No dejes de disfrutar en tu menú uno de los alimentos más completos y versátiles de nuestra gastronomía.

Beneficios del queso

En contra de la creencia de que no es conveniente consumir queso por su aporte calórico está la coherencia nutricional.  Todo alimento consumido en exceso puede causar problemas en nuestro organismo, mientras que saber incluirlo de forma correcta en la alimentación diaria arroja factores positivos para la salud. Y, para muestra, un botón:

El queso NO engorda. 

De entrada, quien engorda eres tú. Pero no por tomar queso (a no ser que te alimentes exclusivamente de quesos grasos y en cantidades ingentes).  Pero vamos a lo que importa: la realidad es que tanto el queso de leche entera como el bajo en grasa no afectan a las variaciones de peso. ¡Incluso hay estudios que demuestran que el consumo de quesos de leche entera es mejor para una dieta equilibrada! El consumo de queso NO afecta al aumento del colesterol De hecho, se trata de lo contrario. El queso ayuda a reducir la tensión arterial.  La grasa saturada presente en los quesos reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares o diabetes, por lo que los diabéticos no están exentos de desfrutar de los beneficios del queso.

Los intolerantes a la lactosa pueden consumirlo

¿Cómo te quedas? Es cierto que en el caso de quesos frescos o poco curados el nivel de lactosa es alto, pero la curación de los quesos hasta alcanzar la categoría de “añejo” provoca una pérdida del contenido de lactosa.  Si eres intolerante a la lactosa estás de enhorabuena. El nivel de tolerancia al consumo de queso será mayor en tanto en cuanto su proceso de curación sea más prolongado. Así que ya sabes: celébralo con una buena cuña de queso de oveja añejo.

Olvídate del dentista

El consumo de queso ayuda a reducir y prevenir la caries. Entre los beneficios del queso destacan sus propiedades cariostáticas, que son un gran apoyo a la hora de prevenir la desmineralización del esmalte dental. El consumo de queso aumenta los niveles de pH, por lo que tiene importantes propiedades anticaries.  Y esto no es todo. En este caso tenemos un 2x1 en beneficios del queso. Por si fuera poco, el queso es un eliminador natural de la tasa de azúcar, por lo que combate directamente el azúcar presente en la saliva. 

Las proteínas de un buen filete

Una ración de queso contiene un alto nivel de proteínas similares a las presentes en alimentos como la carne. Nuestro organismo necesita metabolizar las proteínas para obtener la energía necesaria para su actividad diaria, de ahí que sean un componente nutricional fundamental. El queso forma parte de los 10 mejores alimentos saludables de aporte proteico para el organismo. 

Vitaminas y minerales

El contenido del queso en vitaminas y minerales es especialmente significativo, cubriendo la totalidad diaria necesaria para la salud. Especial relevancia tienen la vitamina A, la vitamina B12 y minerales como el fósforo o el zinc. El queso es un recurso inestimable para consumir diariamente la dosis de calcio recomendada para mantener el nivel demandado por nuestro organismo y favorecer el mantenimiento de huesos y articulaciones sanas y fuertes.

El gran aliado contra la obesidad

No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. Recientemente se ha demostrado que el consumo de queso permite un desarrollo significativo del nivel de butirato, un catalizador natural empleado por el metabolismo para prevenir la obesidad.

Come queso para ser feliz

La tirosina es un aminoácido no esencial que forma parte de las proteínas. Su presencia ayuda a combatir la fatiga y recuperar la energía perdida durante actividades intensas.  La tirosina está presente en el queso de forma significativa y está especialmente indicada para combatir estados depresivos al ser un precursor de la dopamina y la adrenalina, que son dos neurotransmisores claves para regular el estado de ánimo.  Así que, ya sabes, ¡lo dice la ciencia!: comer queso te hace más feliz. 

El mejor amigo de la mujer

Si eres mujer, el queso será uno de tus mejores aliados. ¿Quieres quedarte embarazada? ¡Come queso! El queso contiene una gran cantidad de ácido fólico, un alimento muy importante antes y durante el embarazo. El queso es un analgésico natural que ayuda a disminuir los síntomas del síndrome premenstrual. Y si ya estás embarazada, ¿te has planteado la lactancia materna? Porque el consumo de queso durante el embarazo favorece la producción de leche materna. 

Ideal para los niños

En los quesos están presentes ácidos grasos como el ácido linolénico (Omega-3) y linoleico (Omega-6), que son esenciales para el correcto crecimiento de los más pequeños de la casa. Además de que constituye un alimento versátil distribuido en formatos que les encantará.  Ojo, que también ayuda el sistema cardiovascular, reproductivo, inmunológico y nervioso del resto de los integrantes de la casa. En Freshnau nos declaramos auténticos turófilos y prueba de ello es la excelente selección de quesos de nuestro catálogo. Elige el queso que mejor se adapta a los sabores que te gustan, las texturas más apetecibles o el uso que quieras darle.

Te puede interesar

Si todavía no te has introducido en el mundo de las labores, ¡este es tu momento! Descubre la infinidad de proyectos originales que puedes realizar con tus propias manos; ropa y complementos para vestir, accesorios para decorar el hogar o para tu bebé y muchísimo más.

Leer más en nuestro blog